10 julio 2007

Asi amanecio mi ciudad




6 comentarios:

Emilio Oliveira dijo...

La nieve...

Toda mi infancia la viví en una zona en que raramente se ve nevar. Si acaso, tímidos copos, escasos y ya casi fundidos cada dos o tres años. Nevadas de cierta importancia, cada diez o doce años.

Ahora vivo en una localidad donde suele nevar una vez al año, como media. Y aún así, cada vez que nieva me convierto durante unas horas en un niño excitado, que no puede dejar de comprobar cada tres minutos cómo evoluciona el fenómeno, que salta de alegría, que desea que el cielo gris se desplome entero y lo cubra todo, que se extasia ente el paisaje nevado.

Algunas noches, si está nevando, no puedo resistir la tentación de trasnochar, de llegar hasta la madrugada entrando y saliendo de la casa, esperando, a cada viaje, que la nevada arrecie, entusiasmándome si es así, decepcionándome si arrecia.

Nunca, nunca, la nieve ha dejado de convertirme en un niño.

Miguel Villafuerte dijo...

Un saludo desde las calurosas tierras de El Salvador, extraño mucho ese clima heladito típico de estos dias en Bs As aunque esto de la nieve si es rarisimo.
Felicitaciones por este excelente blog.

Miguel Angel Servellón dijo...

Woooow que rico, entiendo que pasaron mas de 80 años que no sucedía esto, pues ahora a gozarlo.
Saludos

naipemarcado dijo...

Excelentes vistas de la nevada!!!
Tienes la inmensa suerte de haberla disfrutado y captar, sin lugar a dudas, un verdadero acontecimiento.
Gracias por compartirlo, yo me quedé con el frío y sin nevada!!!
Un abrazo.

ndiginiz dijo...

Tena koe ehoa
The image of the bench between the two trees is superb Nina. I like the framing and the vast gamut of colours contained in the scene, from white through greens and earthen browns back to white.

yole dijo...

¿Te gustó? ¿Te congelaste o disfrutaste de esta novedad,di?