02 mayo 2007

Cansancio


Cansancio de no poder hacer todo lo que los demas pretenden de nosotros, de luchar todos los dias en ser perfectos a la vista de los demas.
Cansancio de demostrar que somos fuertes, que podemos con todo y no saber como demostrar que no es asi.
Cansancio el sentimiento de estar agotado de todo lo que nos rodea, tomarnos un momento, relajarnos y disfrutar del agua fresca en nuestros pies cansados.

4 comentarios:

ndiginiz dijo...

Tena koe ehoa
There's an aire of seperatism in your image that's speaks of a character looking for a place to belong and just be who he wants to be. I like the image construction for the most part but find the difference in contrast somewhat strong enough to be uncomplimentary of the image content.

naipemarcado dijo...

Hermosa composición, que representa de modo esplendido el cansancio y el momento reparador, de un alto en nuestra lucha. Que al fin de cuentas sera eso, un pequeño alto, para reponer fuerzas y retomar el camino con mas animo que nunca.
Un fuerte abrazo.

yole dijo...

Agua fresca y agua calida en esas plantas que caminan por la luz...
No hay que demostrar nada...pues todo brota, nace y mana porque sí.

Rossend dijo...

Las alas la amparan. Quizás no vuele con ellas ahora, pero seguro que algún día. O quizás ya, en algunos momentos, se atreve a elevarse y, gracias a las alas de sus fantasías, separar del suelo áspero sus pies cansedos y heridos.

De momento, las alas la amparan. Cubren su espalda de la profundidad y las tinieblas que lucha por dejar atrás. La separan del miedo a caer en pozos antiguos, lejanos pero apenas superados.

Alas de fantasía, alas de creatividad y pasión por la belleza, alas de sueños y cuentos llenos de hechizos, como el paisaje, como el color de esta fotografía, como la luz de esta imagen; oscuros y misteriosos y a la vez matizados con el augurio de esperanza del tul que cubre el alma fatigada con su blanco luminoso y limpio, que —poderoso remolino diáfano entre tanto gris— atrae irremediablemente nuestros ojos para que nuestra mirada dulce le indique que no es necesario demostrar nada más y le absuelva de la penitencia inútil por pecados jamás cometidos.