28 octubre 2006

Posando (1ra parte)









En la fotografía de cuerpo entero se debe armonizar el gesto corporal con la posición de las manos y de las piernas.
Es una de las poses donde más elementos están en juego, por esa misma razón, se deben cuidar los detalles, en especial cuando la modelo carece de experiencia y hay que indicarle todos los movimientos.
Esto decía N Baravino Devoto, uno de los mejores fotógrafos de desnudos de Argentina.
El mencionaba que la pose más complicada de fotografiar una modelo primeriza es la de cuerpo entero.
A este encuadre, al movimiento o pose del torso y los brazos, hay que sumarle la posición de las piernas y los pies.
De esto depende la elegancia y estilización de la figura, que puede resultar afeada y a veces ridícula por el solo hecho de estar mal parada.
Incluso, la expresión del rostro se ve afectada por la actitud corporal.
Una pose informal crea instantáneamente una expresión mas alegre, joven o graciosa que una forma más solemne de afirmarse al piso.
Piernas separadas con el peso del cuerpo bien repartido servirán para expresiones del rostro más fuertes y agresivas.
En otras palabras; la posición del cuerpo (la pose) influye en la expresión del rostro, y, como vemos, toda pose comienza con la posición de los pies, sigue por las piernas, el torso, los brazos, y la cabeza con la expresión del rostro.
Poder manejar a una modelo y enseñarle como pararse es el 40% del éxito de una toma, y todo fotógrafo que se dedique a esta clase de fotos debería saberlo.
Enseñar a un modelo como pararse no es difícil, solo hay que tener en cuenta ciertas pautas.
En primer lugar debemos pensar en AFINAR LA FIGURA CORPORAL, estilizando y dándole cierto dinamismo a la acción del cuerpo, esta pose sirve para ambos sexos.

Se para al modelo de frente, o ligeramente oblicuo a la cámara, adelantando un pie y cruzándolo o simplemente cubriendo el pie.
Si elige adelantar el pie izquierdo, lo hace apuntando con el mismo a la cámara mientras que el derecho se mantiene oblicuo a la misma levantando el talón.
La habilidad de la modelo consiste en repartir el peso del cuerpo en ambos pies. De lo contrario lo recibirá el pie de atrás y por peso o comodidad se arqueara la pierna, perdiendo elegancia al quedar chueco.
Una vez lograda la posición de los pies y por lo tanto de las piernas, continuamos con el escorzo o rotación de la cadera hacia el lado contrario del pie que adelanto.
Seguimos indicando la ubicación o movimiento de manos y brazos previo pedido, a esta altura, para que se afloje o relaje los hombros.
El próximo paso es buscar una expresión agradable en su rostro.
En todo momento la relación modelo-fotógrafo debe ser de buen trato, y no se debo ordenar sino sugerir, el manejo de modelos no es fácil y más cuando el modelo es novato. El fotógrafo debe darle el tiempo que necesite el modelo para que se adapte y hacer todas las correcciones del caso, hasta lograr que incorpore la idea de posar.
Debemos ir corrigiendo la pose y fotografiando, y alentar a la modelo, eso es re importante para que ella tenga la confianza de relajarse.
Hay que recordar que después de algunos rollos de película , la modelo comienza a relajarse y a captar como trabaja el fotógrafo.CONTINUARA!

3 comentarios:

Sergio Alberto Bujanda dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
yole dijo...

Ilusionado me tenes vos ahora....¿qué podré hacer para lograr el delicado posado de una sirena?
;-)

Paterna dijo...

Buenas recomendaciones. Hoy a la mañana estuve sacándole unas fotos a mi mujer y mientras elegía la altura de la cámara iba pensando los distintos efectos que generaba. Lo de los pies no lo tuve muy presente, la próxima.
Saludos.