25 agosto 2004

Una de mis poetisas preferidas

ALFONSINA STORNI

Nació en Sala Capriasca (cantón suizo del Ticino) el 22 de mayo de 1892.
En 1896, la familia Storni se instaló en la Argentina, en la provincia de San Juan, donde ya habían vivido años atrás.
Pasaron cuatro años y la familia se trasladó a la ciudad de Rosario, donde Alfonsina se vio obligada a abandonar sus estudios y trabajar en una fábrica para ayudar en su casa. Cuando tenía catorce años, murió su padre.
En su adolescencia ingresó a una compañía de teatro y recorrió diversas provincias actuando en algunas obras.
Al regresar reanudó sus estudios y egresó en 1911 como maestra rural en la Escuela de Coronda y ejerció su profesión en Rosario. Al tiempo publicó algunos poemas en revistas literarias locales. Durante esa época conoció a un hombre del ambiente político y periodístico, con quien tuvo un romance. Al terminar el ciclo escolar, renunció a su puesto y se trasladó a Buenos Aires, sola y con un hijo próximo a nacer.
Al poco tiempo del nacimiento de Alejandro, comenzó a trabajar en algunos comercios, hasta que el Consejo Nacional de Educación le otorgó un nombramiento. Desde entonces se dividió entre la enseñanza y las cátedras de declamación en el Teatro Infantil Municipal Labardén y en el Conservatorio Nacional, donde se desempeñó hasta sus últimos días.
Debido a algunos contactos logró publicar colaboraciones en "Caras Y Caretas" de Buenos Aires y fue premiado uno de sus cuentos.

En 1916, comenzó a hablar en público y a frecuentar círculos literarios cuando su nombre trascendió con la aparición de "La Inquietud del Rosal", libro que inició su ciclo poético. Sus principales obras poéticas son: "El dulce daño", "Irremediablemente", "Languidez", "Ocre", "Poemas de Amor", "El amo del mundo", "Dos farsas pirotécnicas", "Mundo de siete pozos", "Mascarilla y trébol".
Colaboró con las principales revistas, como "Nosotros", y en diarios de Buenos Aires, como "Crítica" y "La Nación", donde usó el seudónimo Tao-Lao.

En 1935 Alfonsina descubrió que tenía un tumor y fue operada, pero el cáncer continuaba y pasaba por períodos depresivos tras el suicidio de amigos como Horacio Quiroga, Leopoldo Lugones, Egle Quiroga.
En octubre de 1938 viajó a Mar del Plata. Le envió dos cartas a su hijo y un Poema de despedida al diario "La Nación".
El 25 de octubre se suicidó arrojándose al mar...

1 comentario:

Gerardo & Tiril dijo...

Te vas Alfonsina con tu soledad, q poemas nuevos fuiste a buscar ...